Thursday, January 31, 2013

Robo de custodias en capillas de adoración perpetua, ¡que no se nos vuelva costumbre!

¡Lastimoso!, en el corto lapso de pocos días se ha reportado dos acontecimientos muy parecidos: El robo de la custodia de capillas de adoración perpetua.

El primero de ellos ocurrido en la capilla de adoración de la parroquia de San Juan María Vianney de la Arquidiócesis de Neiva, Colombia (ver aquí y aquí), el cual incluso quedó grabado por las cámaras de seguridad.




Gracias a Dios la custodia se recuperó y uno de los ladrones ya fue capturado, tristemente resultó ser un menor de edad (ver aquí).

Por otra parte, la agencia AICA, Ene-30-2013, reporta de un hecho similar ocurrido en la capilla de adoración perpetua de la iglesia del Buen Pastor de la diócesis de Catamarca, Argentina:

Sacrilegio: roban en Catamarca una custodia con el Santísimo y el sagrario incrustado
Miercoles 30 Ene 2013

San Fernando del Valle de Catamarca (AICA): En horas de la noche se registró el robo del sagrario y de una custodia que permanecía con el Santísimo Sacramento expuesto en la capilla de adoración perpetua que funciona en la iglesia del Buen Pastor, en la capital provincial. Según reconstruyeron las primeras investigaciones, los ladrones habrían dormido a quien permanecía en vigilia de oración. El obispado hizo un “urgente llamado a la oración” para que se devuelvan las hostias consagradas profanadas del templo.

El vicario general de la diócesis de Catamarca, presbítero Julio Quiroga del Pino, informó que en las últimas horas se registró el robo de una custodia que permanecía con el Santísimo Sacramento expuesto y el sagrario de la capilla de adoración perpetua que funciona en la iglesia del Buen Pastor, ubicada en la calle Maipú 751, de la capital provincial.

Adriana Romero, encargada de comunicaciones del obispado, relató a AICA que el siniestro ocurrió anoche cuando un grupo de personas ingresaron al templo con el fin de acercar un paquete a quien en ese momento estaba en vigilia de oración.

“Llegaron de parte de un sacerdote para acercarle algo al señor que allí estaba. Al parecer lo durmieron, y luego de eso, sacaron de cuajo el sagrario y se robaron la custodia”, relató Romero a esta agencia.

Sobre los móviles del hecho, por ahora se maneja la hipótesis de que se trataba de gente “que ignora el sentido de lo sagrado y se debe haber inclinado por el valor material del objeto”. La custodia que resguardaba a Jesús Sacramentado tenía incrustaciones de piedras y una pequeña imagen de la Virgen del Valle en la parte superior. No obstante, tanto en la custodia como en el sagrario se encontraban hostias consagradas.

Ante el robo sacrílego, el obispado hizo “urgente llamado a la oración” y emitió un comunicado, que se reproduce a continuación:

“El obispo diocesano, monseñor Luis Urbanč, hace un urgente llamado a toda la diócesis de Catamarca a ponerse en estado de oración por el sacrilegio sufrido ante el robo de la Custodia y Sagrario destinado a la adoración permanente con el Santísimo Cuerpo Eucarístico de Nuestro Señor Jesucristo.

Por sacrilegio se entiende la profanación o trato injurioso de un objeto sagrado. Robo y profanación de la Eucaristía. Es por ello que, con pena y dolor, comunicamos esta acción, uniéndonos a la intención del señor obispo, con la esperanza de que las Hostias Consagradas sean devueltas sobre el altar de algún templo o en manos de una persona responsable.

Próximamente comunicaremos otras manifestaciones públicas de reparación y desagravio”.+

¡Que no se vuelva costumbre!

Arquidiócesis de Los Ángeles sí publicará nombres de abusadores sexuales

Información de agencia Prensa Latina, Ene-31-2013.

Washington, 31 ene (PL) La Arquidiócesis Católica Romana de Los Angeles difundirá 30 mil documentos sobre presuntos abusos sexuales de curas y la responsabilidad de vicarios superiores en estos hechos delictivos, extendidos en Estados Unidos.

Los nombres de obispos y clérigos con un alto nivel de autoridad en iglesias de California marcadas por denuncias relacionadas con pederastia serán entregados a abogados defensores de las víctimas, indicaron fuentes eclesiásticas.

El vocero de la diócesis, Michael Hennigan, reconoció que los sacerdotes jefes de las sedes tienen el compromiso de disciplinar a los curas y velar siempre porque se cumplan las decisiones más apropiadas con el propósito de proteger a los feligreses.

Hace dos semanas una demanda pública en Los Angeles sugirió que el cardenal retirado Roger Mahony y otros dirigentes religiosos maniobraron con impunidad para encubrir acusaciones y proteger a media docena de curas que se presume molestaron a niños.

El caso comenzó a trascender desde 2007 cuando se estableció una primera demanda de 660 millones contra la institución parroquial y una comunidad de dolientes en el oeste estadounidense exigió la publicación de cartas, archivos personales, y registros médicos de los curas.


Entradas Relacionadas: 30.000 páginas de archivos con nombres de pederastas deben ser publicados por la Arquidiócesis de Los Angeles.

«Roma nos condena porque queremos salvaguardar la fe católica»

Artículo de Andrea Tornielli en Vatican Insider, Ene-31-2013.

01/31/2013
«Roma nos condena porque queremos salvaguardar la fe católica»

El superior lefebvriano, Bernard Fellay, celebró una ordenación sacerdotal en París y volvió a hablar sobre las relaciones con la Santa Sede después de la carta de Di Noia

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO


«Morir por salvaguardar la fe católica, perderlo todo por salvaguardar la fe, esto es lo que nosotros queremos y es por ello que Roma nos condena…». Lo dijo el domingo pasado al final de una homilía el obispo Bernard Fellay, superior de la Fraternidad San Pío X. Fellay celebró la ordenación sacerdotal de Bertrand Lundi en la iglesia parisina de Saint-Nicolas du Chardonnet.

En las alusiones de la homilía dedicadas a las relaciones con la Santa Sede, el obispo lefebvriano declaró que «Esta es nuestra historia, la de la Fraternidad, la de nuestro fundador. Y esta historia, queridos hermanos, continúa. Diría incluso que, ante esta realidad sublime, hablar de acuerdos con Roma es una tontería» («est une bagatelle», literalmente).

Palabras pronunciadas después de haber recordado la acción de monseñor Lefebvre, cuyo “carisma” el arzobispo estadounidense Augutin Di Noia (vicepresidente de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”) había citado en una carta dirigida al mismo Fellay y los sacerdotes de la Fraternidad poco antes de Navidad, con la intención de desempantanar el diálogo entre la Santa Sede y el grupo tradicionalista.

El hecho de que el neo-sacerdote (proveniente de una familia relacionada con el grupo tradicionalista) llevara en su hábito un escudo papal semejante al de Benedicto XVI (con la tiara en lugar de la mitra) despertó algunas discusiones encendidas, sobre todo en un fórum cercano al ala más intransigente de la Fraternidad.

Otras polémicas en los ambientes tradicionalistas tiene que ver con un sacerdote del Instituto Buen Pastor, en comunión con Roma, que habría sido invitado a la ceremonia aunque después se le hubiera negado el permiso para acceder al presbiterio y asistir a la ordenación.

No hay que dar a las palabras de Fellay la importancia que no tienen, y sería erróneo sacar conclusiones sobre la respuesta que el Vaticano espera a la propuesta que hizo el pasado 14 de junio. Pero no hay duda de que se trata de una serie de declaraciones que puede dar algunos indicios.

Este es el audio original (francés) de la homilía del Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernard Fellay, Ene-27-2013, sobre cuyo contenido está basado el artículo de Tornielli.

Primer Congreso Summorum Pontificum en Guadalajara, México

La Fraternidad Sacerdotal de San Pedro hace un anuncio en su página de Facebook:

Por ahora no sabemos nada más, solamente que será “próximamente”, esperamos más información.


Entradas Relacionadas: Actualización sobre el Primer Congreso Summorum Pontificum en Guadalajara, México. Card. Juan Sandoval en el Primer Congreso Summorum Pontificum en Guadalajara, México.

Colombia quiere despenalizar dosis mínima de drogas sintéticas. ¡Y qué más dá, total ni siquiera la Iglesia se opone!

“como Iglesia no nos oponemos a la despenalización, pero sí tendríamos ciertos reparos frente a la legalización”.

Card. Rubén Salazar Gómez
Arzobispo de Bogotá y
Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana
Entrevista a LA FM
Abr-10-2012
[Audio completo de la entrevista a continuación]



¡Cuidado con lo que deseas, no sea que se te conceda!

Como habrán notado, la frase que hemos citado arriba es de hace casi un año, ahora el gobierno colombiano intentará ‘despenalizar’ el consumo mínimo de drogas sintéticas. Esta es una información de BBC, Ene-30-2013.

Colombia quiere despenalizar dosis mínima de drogas sintéticas

Miércoles, 30 de enero de 2013

La ministra de Justicia de Colombia, Ruth Stella Correa, dijo este martes que el gobierno intentará despenalizar las dosis mínimas para el uso personal de drogas sintéticas como el éxtasis.

"La propuesta en el nuevo Estatuto Antidrogas parte de homologar la cantidad de droga ya permitida por decisión judicial, con una cantidad del mismo equivalente en drogas sintéticas", dijo Correa en una reunión de la comisión asesora de lucha contra las drogas.

Hasta el momento, en Colombia está permitida la dosis mínima de cocaína y marihuana y el nuevo estatuto tendrá que ser aprobado por el Congreso.

El gobierno dice que la legislación sobre drogas necesita ser reevaluada para reducir el consumo de drogas y el narcotráfico, aunque los críticos aseguran que plantear la inclusión de las drogas sintéticas dificultará el debate sobre el fenómeno de las drogas en el país.

En 1994 la Conferencia Episcopal de Colombia se había manifestado frente a la ‘despenalización’ del consumo mínimo de estupefacientes, declaración que puede ser leída en el propio sitio de internet de la Conferencia Episcopal de Colombia. En dicha declaración se lee:

Es inadmisible que en un orden justo, que debe salvaguardar el bien común, se admita el consumo de drogas que producen dependencia, como parte del derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Al parecer las cosas han cambiado diametralmente desde aquel entonces, porque ahora la posición, expresada sin ambajes en entrevistas públicas, del Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia es que “como Iglesia no nos oponemos a la despenalización”.

Bueno, ya que “como Iglesia [colombiana] no se oponen a la despenalización”, ahora el gobierno podrá intentar seguir envenenando a los colombianos —vía despenalización del consumo mínimo de drogas sintéticas— sin que la Iglesia en Colombia lo impida.

Y como este denodado esfuerzo de ciertos pastores rinde sus frutos, el Card. Salazar, autor de las declaraciones que hemos citado arriba, y de las cuales no se ha retractado hasta la presente, ha sido destacado hoy mismo con un nuevo nombramiento, según lo informa V.I.S.:

Ciudad del Vaticano, 31 enero 2013 (VIS).- El Santo Padre:

[...]

-Ha nombrado miembros de los dicasterios y de los organismos de la Curia Romana a los siguientes cardenales creados y publicados en el consistorio del 24 de noviembre de 2012:

[...]

-En la Pontificia Comisión para América Latina al cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá, (Colombia).

[...]

-En el Pontificio Consejo Justicia y Paz al cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá (Colombia).

¡Felicitaciones Colombia, tienes los pastores que te mereces!

Wednesday, January 30, 2013

Los jesuitas propagando el eneagrama en Suramérica, ¡más vivos que nunca!

Jesuitas propagando eneagrama en Chile (Enero de 2013), página de internet de los jesuitas en Chile:



Jesuitas propagando eneagrama en Chile (Enero de 2013), página de la Fundación Centro de Espiritualidad Ignaciana de la Compañia de Jesús en Chile:



Jesuitas propagando eneagrama en Colombia (Enero de 2013), página del Centro Ignaciano de Reflexión y Ejercicios de Medellín:



...Y nadie mueve un dedo para impedirlo.


Tuesday, January 29, 2013

Confirmado: Boy Scouts of America es el palacio de los pederastas... Ahora por política oficial

Como los sres. de los Boy Scouts of America no pudieron controlar a los depredadores sexuales ahora los van a oficializar:¡ Si no puedes con tu enemigo, únetele!. ¿Qué opinarían los hipócritas medios de comunicación estadounidenses si eso fuera a ocurrir, digamos, en la Iglesia?

Información de agencia EFE, Ene-29-2013.

Washington, 29 de Enero (EFE) -- La organización Boy Scouts de Estados Unidos considera eliminar su veda tradicional a la incorporación de jóvenes o a la presencia de jefes de patrulla que sean homosexuales, según indicaron el lunes varios medios de prensa.

Según la cadena NBC de televisión, la organización nacional quitará la veda de entre sus reglas de aplicación en todo el país y dejará la decisión de si se aceptan o no a homosexuales en manos de las organizaciones locales.

“Las organizaciones acreditadas que supervisan y ofrecen la actividad de Scouts (exploradores) aceptarán miembros y dirigentes de manera coherente con la misión, los principios o las creencias religiosas de esas organizaciones”, declaró a NBC el portavoz de la organización nacional Deron Smith.

El año pasado, después de mucha discusión interna durante dos años, los Scouts ratificaron su política que prohibía la presencia de homosexuales.

A las protestas de quienes abogan por la igualdad de derechos de los homosexuales se sumaron en meses recientes las advertencias de empresas patrocinadoras de las actividades de los Scouts, y hasta el presidente de EEUU, Barack Obama, declaró su oposición a la prohibición.

La empresa farmacéutica Merck, entre otras firmas, retiró su financiación de la organización de Scouts debido a la exclusión de los homosexuales.

Después de que una jefe de patrulla en Ohio fuera destituido porque es homosexual, el presidente de la telefónica ATT, Randal Stephenson, y el presidente de la firma de auditorías y contabilidad Ernest and Young, James Turley, indicaron que harían esfuerzos para derogar la veda.

NBC indicó que el anuncio oficial podría hacerse público la semana próxima.

Con 2.7 millones de niños y adolescentes y más de 1 millón de voluntarios, Boy Scouts of America es una de las mayores organizaciones juveniles de Estados Unidos. Desde su fundación en 1910 más de 110 millones de jóvenes han sido miembros de esta asociación.

Entre las diez mayores organizaciones acreditadas con Boy Scouts of America se cuentan instituciones religiosas como la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones), la Iglesia metodista unida, la Iglesia católica y la Iglesia presbiteriana.


Entradas Relacionadas: El titular que jamás leerás en primera plana de The New York Times: “Boy Scouts of America es el palacio de los pederastas”.

"Por muchos" vence sobre "por todos". Sin embargo, hay quien no se rinde

Sandro Magister vuelve sobre esa particular manera en que algunos pastores de la Iglesia muestran su comunión con ella: desobedeciendo. Este es un artículo publicado hoy en Chiesa On Line.

"Por muchos" vence sobre "por todos". Sin embargo, hay quien no se rinde

La nueva traducción de las palabras de la consagración, deseada por el Papa, está a punto de llegar también a Italia, si bien ya se han anunciado protestas y desobediencia

de Sandro Magister

ROMA, 29 de enero de 2013 – Mientras llega a la conclusión la "recognitio" vaticana de la nueva versión italiana del misal romano, la disputa sobre la traducción del "pro multis" en la fórmula de la consagración eucarística ha registrado nuevos golpes.

El último tiene como autor al teólogo y obispo Bruno Forte.

En un artículo publicado en "Avvenire" el 19 de enero de 2013, Forte se ha posicionado de nuevo con decisión en la traducción del "pro multis" como "por muchos", en lugar de "por todos" tal como se viene haciendo desde hace más de cuarenta años en Italia y, de forma análoga, en muchos otros países.

"Por muchos" es la traducción que el mismo Benedicto XVI exige que se adopte en las distintas lenguas, tal como explicó en una carta dirigida a los obispos alemanes en abril de 2012.

Desde hace un tiempo, efectivamente, la traducción "por muchos" está siendo utilizada en varios idiomas y países, bajo el impulso de las autoridades vaticanas y del Papa en persona.

Pero aún se registran resistencias.

Se ha señalado, por ejemplo, que en Londres, en Canterbury y en otras localidades inglesas, varios sacerdotes modifican intencionadamente el "for many" de la nueva versión inglesa del misal, aprobada por el Vaticano, y dicen: "for many and many".

En Italia la nueva versión no ha entrado todavía en vigor. Pero cuando también aquí el "por muchos" se convierta en ley – como seguramente sucederá –, ya se han anunciado protestas y desobediencia.

*

Defendiendo a capa y espada la versión "por muchos" deseada por el Papa, el obispo-teólogo Forte se ha enfrentado conscientemente a la posición que prevalece, con una amplia mayoría, no sólo entre los teólogos y liturgistas, sino también entre los mismos obispos italianos.

En efecto, en 2010, los obispos italianos reunidos en asamblea general votaron casi por unanimidad mantener el "por todos" en la fórmula de la consagración.

En esa ocasión, según los actos oficiales de la conferencia episcopal italiana, también Forte se había pronunciado a favor del "por todos".

Pero ahora explica que esas palabras suyas no expresaban su verdadero pensamiento.

Forte recuerda que en un anterior encuentro privado – solo con la dirección de la CEI – había expresado su preferencia por el "por muchos". Y si después, en la asamblea general, había parecido volver al mantenimiento del "por todos", había sido porque había puesto en primer plano las "dificultades pastorales" que habría ocasionado un cambio de traducción, sembrando en los fieles el temor de que la salvación de Cristo no se ofreciera, de hecho, “por todos".

Anteriormente miembro de la comisión teológica internacional y ordenado obispo en 2004 por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, Forte es hoy arzobispo de Chieti-Vasto. Pero hace años que se le señala en la carrera para sedes cardenalicias de alto nivel, las últimas de las cuales serían Palermo y Bolonia, cuyos actuales arzobispos alcanzan el límite de edad en 2013.

No sólo. Se habla también de un posible nombramiento suyo como secretario de la congregación vaticana para la doctrina de la fe, en sustitución del actual titular Luis Francisco Ladaria Ferrer, destinado a una gran diócesis de España.

Y hay quien vincula estas esperadas promociones con la insistencia con la cual Forte defiende el "por muchos" deseado con firmeza por el Papa.

*

Sin embargo, volviendo a la polémica sobre el "pro multis", en su artículo en "Avvenire" Forte se define contrario también a las traducciones sugeridas en los meses pasados por dos biblistas y liturgistas italianos, Silvio Barbaglia y Francesco Pieri, calcadas sobre la versión "pour la multitude" en uso en la Iglesia de Francia: "por multitudes inmensas" o "por una multitud".

Los argumentos de estos dos estudiosos – ambos inicialmente favorables a mantener la versión "por todos" – se resumieron el verano pasado en un servicio de www.chiesa que ponía de relieve su acercamiento a las posiciones de Benedicto XVI.

Pero el segundo de los dos, Francesco Pieri, sacerdote de la diócesis de Bolonia y docente de liturgia, de griego bíblico y de historia de la Iglesia primitiva, ha replicado dicha interpretación. Niega el querer acercarse a las posiciones del Papa y sigue considerando "mala" y "falsamente fiel" la versión "por muchos". Explica que ha propuesto la versión "por una multitud" como única alternativa aceptable al ya "irreversible" abandono del "por todos" decidido por las autoridades vaticanas.

Incluso en la segunda de las dos notas por él publicadas sobre este tema en 2012 en "Il Regno", Pieri ha ido mucho más allá.

Ha escrito que los estudiosos a los cuales ha hecho referencia Benedicto XVI, basándose en ellos en su carta a los obispos alemanes, no sólo son "poquísimos", sino que tampoco son fiables: "No son exegetas de profesión y muestran, además, una mentalidad abiertamente tradicionalista y perjudicialmente bastante crítica en lo que concierne a la reforma litúrgica promovida por el Vaticano II".

Pero, sobre todo, ha concluido la nota con una explícita amenaza de insubordinación, aderezada con un sarcástico llamamiento a la liberalización del rito romano antiguo de la misa:

"Debido a la ya anunciada tensión que se derivaría de la entrada en vigor de la traducción 'por muchos', no está nada lejano el riesgo que llevaría a no pocos celebrantes a burlar dicho obstáculo, bien con adaptaciones o ateniéndose todavía a la formula precedente. ¿Con qué credibilidad, con qué esperanza de aceptación se podría invocar entonces el principio de unidad pastoral, precisamente en la extraña estación eclesial que ve volver con fuerza, inopinadamente, una forma del rito romano ya sustituida por su reforma y, por tanto, jurídicamente 'abrogada'? ¿O más bien deberíamos invocar un motu proprio que permita utilizar una ulterior forma extraordinaria del rito romano en favor de cuantos – come el suscrito y una gran cantidad de personas – consideran que no pueden aceptar en conciencia la traducción 'por muchos'? Sería más que nunca oportuno que fieles y pastores de la Iglesia italiana, y en particular los teólogos y las personas de cultura, manifestasen con franqueza, en todas las sedes en grado de alimentar un debate público lo más amplio posible, sus reservas en relación a esta temida elección de traducción".

Curiosamente, este último llamamiento a los disidentes se ha convertido en realidad y, precisamente, en la misma página de "Avvenire" – el periódico de la conferencia episcopal italiana – en la cual Forte ha abogado por la causa del "por muchos".

Junto al artículo del obispo-teólogo hay, en efecto, una intervención de signo contrario firmada por el teólogo Severino Dianich, vicario episcopal de la diócesis de Pisa para la pastoral de la cultura y de la universidad, que concluye así:

"A este punto me pregunto si no es justo preocuparse por una sola cosa, es decir, por la verificación de un posible cambio en los fieles, sobre todo en los menos doctos, en los más pobres, en aquellos que acogen las cosas más con la sensibilidad que mediante el razonamiento y que, inevitablemente, quedarían turbados por el cambio. Si no es indispensable, ¿por qué crear problemas? Varios obispos han comprendido muy bien la cuestión pastoral proponiendo, con gran sentido común, que todo permanezca como antes y no se cambien las palabras importantes que desde hace cuarenta años resuenan en nuestras iglesias y que proclaman que la sangre de Cristo ha sido derramada 'por todos'".

Dianich es también el autor de la prefación del libro en el que Pieri ha argumentado sus tesis:

F. Pieri, "Per una moltitudine. Sulla traduzione delle parole eucaristiche", Dehoniana Libri, Bologna, 2012.

Mientras éste es el último artículo publicado por Pieri en "Il Regno":

> La traduzione del "pro multis". Il tema è la salvezza

Y estas son las intervenciones de Bruno Forte y Severino Dianich en "Avvenire" el 19 de enero de 2013:

> La salvezza di Cristo dono offerto a tutti

Monday, January 28, 2013

“Del conflicto a la Comunión”, documento conjunto Católico-Luterano a publicarse pronto

Bueno, con las dinámicas que se manejan en las Sacros palacios, eso de ‘pronto’ podría ser en cualquier momento de aquí a la segunda venida de Cristo o algo así.

La confirmación de la pronta aparición de este documento la ha hecho el card. Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, en una entrevista concedida a la agencia KNA, la cual puede leerse aquí. Traducimos el pasaje correspondiente en donde el Card. Koch se refiere al tema.

KNA: 2017, 500° aniversario de la Reforma se acerca. ¿Cuál es el estado de la declaración conjunta que se ha redactado con la Federación Luterana Mundial para la ocasión?

Card. Koch: La Declaración debería ser publicada pronto, ahora mismo se están preparando las traducciones. El documento se titula “Del conflicto a la Comunión”. Frente al contexto de la historia que representa el conflicto, pero también todo lo que el diálogo ecuménico ha logrado en los últimos cincuenta años hacia una mayor comunión: Dónde hemos podido comprobar la unidad, dónde hemos llegado a acuerdos y dónde los obstáculos permanecen.


Entradas Relacionadas: Publicada declaración conjunta Católico-Luterana para conmemorar los 500 años de la “reforma” (sic).

Cuba: Propiedades de la Iglesia ‘nacionalizadas’ en 1961 por Fidel Castro han sido restituidas

Por favor, no nos vayan a venir una vez más con el cuento aquel de que Fidel se ‘convirtió’ y esta es una muestra más del hecho. Gracias.

Información de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, Ene-24-2013.

APRUEBAN RESTITUCIÓN DE PROPIEDADES A LA IGLESIA EN LA DIÓCESIS DE BAYAMO-MANZANILLO

Jueves, 24 de Enero de 2013 19:18

Raynor Rivera Licea

Bayamo-Manzanillo, ciudad de Bayamo, 24 de enero de 2013 / El Consejo de la Administración provincial de Granma (CAP) acordó la entrega de las propiedades de un antiguo colegio, una Capilla y dos terrenos para la construcción de templos a la Diócesis del Santísimo Salvador de Bayamo-Manzanillo, demarcación eclesiástica ubicada al sureste de Cuba.

A tenor con el Acuerdo 454/2012 adoptado en la reunión del CAP, efectuada el 19 de diciembre último, se aprobó la entrega “en una primera etapa, del local que ocupa la escuela primaria Manuel Ascunce Domenech, domiciliada en la calle Máximo Gómez No. 88, esquina a Figueredo”. En este lugar estuvo situada la iglesia de Ntra. Sra. de los Ángeles y el Convento de San Francisco (siglo XVI), y posteriormente el Colegio Divina Pastora hasta el 1ro. de mayo de 1961.

La capilla es la dedicada a “San Tarsicio”, construida en la década de los años 50 del siglo XX y ubicada en la Avenida José Martí entre 11 y 12, Reparto Vázquez, en Manzanillo.

Asimismo, los documentos firmados por Amado Hamut Moreno, Secretario del CAP, expresan la aprobación de la entrega de un terreno “en Cauto Embarcadero, Río Cauto, para la construcción de una Capilla” (Acuerdo 456/2012), y la “autorización para la construcción del templo del municipio de Río Cauto, el que se edificará en el mismo terreno donde estuvo anteriormente” (Acuerdo 455/2012).

Gerhard Müller: “La contraposición de la liturgia pre y postconciliar es un instrumento ideológico”

Información —con algunas adaptaciones— de Religión Digital, Ene-28-2013.

El Prefecto de Doctrina de la Fe, en la fiesta de Santo Tomás de la Universidad San Dámaso
Gerhard Müller: "La contraposición de la liturgia pre y postconciliar es un instrumento ideológico"

"Frente a conservadores y progresistas, necesitamos una interpretación integral de la reforma litúrgica"

José Manuel Vidal, 28 de enero de 2013 a las 17:59

(José Manuel Vidal).- No es cardenal (todavía), pero dirige la más importante congregación vaticana. El prefecto de Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller celebró la solemne fiesta de Santo Tomás en la Universidad San Dámaso de Madrid con una brillante conferencia sobre "la liturgia en el pensamiento teológico de Joseph Ratzinger". Y dejó claro, que, en este como en otros muchos ámbitos, la Iglesia apuesta por la continuidad. Porque "la contraposición de a liturgia pre y postconciliar es un instrumento ideológico".

Expectación en el salón de actos del seminario conciliar de Madrid, abarrotado de profesores, seminaristas y algunos laicos. Todos quieren ver y escuchar al "guardián de la ortodoxia", el arzobispo alemán que es capaz de conjugar su amistad con Gustavo Gutiérrez, el padre de la Teología de la Liberación, y la defensa de la sana doctrina.

De hecho, el prelado alemán comenzó su intervención saludando a los "amigos de la verdad y de la sana doctrina". Y rodeado de amigos estaba. En la mesa presidencial, el rector de la Universidad, Javier Prades, y el cardenal de Madrid, Rouco Varela. En la primera fila, los obispos auxiliares, Herráez, Franco y Camino, junto a vicarios, profesores y seminaristas de una Universidad, en la que el propio Müller impartió clases como profesor invitado, hace algunos años.

Por eso, el cardenal de Madrid le dio la bienvenida al "muy conocido y muy querido prefecto de Doctrina de la Fe a esta casa de la que fue profesor invitado". A continuación, Javier Prades hizo una somera semblanza del recorrido vital y teológico del arzobispo curial y subrayó que, como decía santo Tomás, "la Iglesia necesita seguir teniendo maestros".

Un Prefecto de la Fe, monaguillo

Müller es un prestigioso teólogo, pero, al escucharlo, se le entiende todo lo que dice. Al Igual que el Papa Ratzinger, tiene esa cualidad de los grandes teólogos alemanes (al menos de algunos) de hacer asequible y sencillo lo teológicamente complicado. De ahí que, para explicar su aproximación a la liturgia en Benedicto XVI, comenzase por la teología del monaguillo y su experiencia vital de "servir al altar" y de tener "a la Iglesia como patria espiritual".

Recordó que "el resurgimiento t la renovación de la liturgia" coincidieron con su juventud, en una región alemana, como la de Maguncia, cuna de Romano Guardini, "el maestro de la renovación litúrgica u de la renovación de la Iglesia a través de la liturgia". Y por si fuera poco, Müller nació a la sombra de otro gran personaje, el obispo Von Ketteler, "un luchador valiente y competente comprometido con la justicia social".

De ahí su síntesis vital y doctrinal en cuanto a la liturgia. "La liturgia no es un juego con los sentimientos religiosos de espaldas al mundo, sino preparación para servicio al mundo en la unidad interna de amor a Dios y amor al prójimo".

Una reforma de la liturgia entendida, pues, como continuidad. Porque "la contraposición de la teología y liturgia preconciliares y posconciliares es contraria a la experiencia personal en la vida de la Iglesia y demuestra ser cada vez más un instrumento ideológico con el que se quiere romper la unidad de la Iglesia en la continuidad de su tradición y mediación histórica de la revelación".

Tampoco ofrece problemas al prefecto de Doctrina de la Fe el hecho de casar en el eucaristía el sacrificio con el banquete. "E carácter sacrificial de la eucaristía no depende de la orientación de la celebración ni se opone a su concepción como banquete".

Porque, en resumidas cuentas, "frente a conservadores y progresistas, necesitamos una interpretación integral y auténtica de la renovación litúrgica". Porque, "la renovación de nuestra capacidad litúrgica depende de la renovación de nuestra capacidad de dar razón a los hombres y mujeres de hoy del Logos de la esperanza que habita en nosotros", concluyó monseñor Müller.

Declaraciones a la Cope



El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe --que tiene como misión no sólo defender la fe sino promoverla--, monseñor Gerhard Ludwig Müller, ha pedido "coraje" a los católicos españoles frente a la secularización y ha asegurado que la Iglesia sabe "mucho mejor" que los políticos "de la línea del laicismo" lo que necesitan los hombres.

"No podemos perder el coraje de anunciar el Evangelio hoy porque nosotros sabemos mucho mejor que todos estos políticos de la línea del laicismo, de esta ideología ateísta, nosotros sabemos mucho mejor lo necesario para todos los hombres", ha afirmado en una entrevista a la COPE recogida por Europa Press.

En este sentido, ha subrayado que la mentalidad "secularizada" no puede dar una respuesta adecuada a los sufrimientos de los hombres, a sus problemas existenciales, a lo que hay después de la muerte, ni a la forma de construir una sociedad basada en los valores de "la justicia social y la dignidad humana".

Además, monseñor Müller ha indicado que las polémicas sobre la Iglesia son "inútiles" y que hay que concentrarse no en lo "superficial" sino "en las grandes preguntas existenciales de los hombres que viven hoy en el mundo". Asimismo, ha destacado que es necesario "un anuncio de esperanza" y que la Iglesia da esperanza a todos los hombres. Porque la fe católica "no es un irracionalismo" pues "existe una conexión entre razón y fe".

Así, ha explicado que, "para presentar el Evangelio como fuerza que da vida, es necesario subrayar la intelectualidad, la racionalidad de la fe" pero también "expresar la dirección de la razón de los hombres hacia la fe, hasta el encuentro con Dios".

En el marco de esta "intelectualidad", monseñor Müller ha destacado que las universidades son "absolutamente importantes" y ha recordado que son "fundaciones de la Iglesia" en la historia del cristianismo europeo. Además, ha remarcado que, ya sean universidades del Estado o de la Iglesia, siempre se trata de "la misma esencia".

En este sentido, se ha referido al "alto intelectual" que es el Papa Benedicto XVI al que ha definido también como "una persona muy humilde, muy sencilla y muy cultivada" que además se encuentra "muy bien de salud". "El Papa tiene la capacidad de dirigir la Iglesia en el buen rumbo hacia una nueva cultura de la humanidad, porque la humanización y la evangelización son casi dos manos con solo cuerpo", ha precisado.

Respecto a esta “contraposición de la liturgia pre y postconciliar” como “instrumento ideológico”, ya Mons. Müller recientemente la había insinuado en referencia concreta a la FSSPX/SSPX (ver aquí).

Ahora bien, Mons. Gerhard Müller ofreció en Diciembre pasado la conferencia “Un culto conforme al Logos divino. La Liturgia en el pensamiento teológico de Joseph Ratzinger / Benedicto XVI”, en el marco del I Encuentro Eucarístico de la Diócesis de Lugo; en dicha conferencia Mons. Müller expresó, entre otras, una idea muy parecida a la que reporta el título de esta nota: “La contraposición de la liturgia pre y postconciliar es un instrumento ideológico”. Es decir, ya sería la tercera vez en menos de dos meses que Mons. Müller alude al mismo tema, pero sólo en una de ellas insinúa que los defensores de esa supuesta “ideología” son los miembros de la FSSPX/SSPX. ¿Se trata de una especie de previa ambientación para una futura y definitiva declaración oficial de un cisma formal y una excomunión de los miembros de la FSSPX/SSPX?

Este es el audio (en español) de la conferencia “Un culto conforme al Logos divino. La Liturgia en el pensamiento teológico de Joseph Ratzinger / Benedicto XVI” de Mons. Gerhard Ludwig Müller, Diócesis de Lugo, España, Dic-03-2012 :




Entradas Relacionadas: El Prefecto de la CDF sugiere que la FSSPX/SSPX sustenta una ideología.

Sunday, January 27, 2013

De cómo el poder de los exorcistas en la Iglesia es cada vez menor, según el P. Amorth

Enzo Di Frenna, escribe hoy en su blog de el sitio de internet de Il Fatto Quotidiano, sobre una reciente entrevista que le concedió el P. Gabriele Amorth, el exorcista más reputado en la actualidad. No queda claro si dentro esa conversación el P. Amorth afirmó que “La Iglesia ha debilitado el poder de los exorcistas,” o es una mera inferencia del autor sobre algo que afirmó el sacerdote. Lo que sí es claro es que el P. Amorth ve a futuro un más amplio debilitamiento del poder de los exorcistas. En todo caso, aquí les traducimos el aparte correspondiente, en el cual, de paso, el P. Amorth reafirma una vez más la ineficacia del Nuevo Ritual de Exorcismos.

La Iglesia ha debilitado el poder de los exorcistas, modificando su “Ritual”. Una comisión del Vaticano ha estudiado e impuesto un nuevo texto, no empero resulta ineficaz en la lucha para liberar a los endemoniados y víctimas de la posesión. El Padre Amorth y un grupo de exorcistas hizo notar la grave anomalía, entre las cuales la prohibición de “hacer exorcismos en caso de maleficio”, es decir, [en] la gran mayoría de los casos. Aquel texto, señalaron, había sido escrito por personas con poca experiencia y por académicos, que no sabían nada de la lucha “en el campo” contra de Satanás. Después de muchas batallas el cardenal Jorge Arturo [Medina] Estévez, en su calidad de prefecto de la Congregación para el Culto Divino, pudo insertar en el nuevo ordenamiento la facultad para que los exorcistas usaran contemporáneamente el antiguo y el nuevo “Ritual”.

“Yo soy viejo”, dice el Padre Amorth, “y me temo que en la era digital los exorcistas puedan ser debilitados aún más, difundiendo la creencia de que los demonios no existen. Es el enésimo truco de Satanás, que ha entendido bien cómo utilizar las pantallas para encadenar nuevas almas”.

La apertura del Papa sobre la nulidad matrimonial


Artículo de Andrea Tornielli en Vatican Insider, Ene-27-2013.


01/27/2013
La apertura del Papa sobre la nulidad matrimonial

Benedicto XVI pidió a la Rota Romana que reflexione sobre la falta de fe de los esposos como una de las causas para declarar nulo un matrimonio

ANDREA TORNIELLI
Ciudad del Vaticano


La señal que llegó mediante las palabras que pronunció Benedicto XVI en la audiencia a la Rota Romana no debe ser enfatizada demasiado, pero tampoco menospreciada. El Papa pidió a los jueces eclesiásticos y “rotales” «más reflexiones» sobre la falta de fe de los esposos como posible causa de nulidad del matrimonio. «No pretendo sugerir –precisó– ningún automatismo fácil entre la carencia de fe y la invalidez de la unión matrimonial, sino más bien indicar que tal carencia puede, aunque no necesariamente, herir incluso los bienes del matrimonio». Se trata de una espiral importante, que podría llevar a la reflexión sobre algunos criterios con los que se juzgan estas causas, ante el «cisma silencioso» de los divorciados que se han vuelto a casar y de tantas personas excluidas de la comunión aucarística por la «irregularidad» de su nueva relación.

No es la primera vez que el Pontífice afronta este argumento. En julio de 2005, mientras se encontraba de vacaciones en Les Combes, respondió a una pregunta relacionada mientras platicaba con unos sacertores del lugar. «Ninguno de nosotros –dijo– tiene una receta ya lista, sobre todo porque las situaciones siempre son diferentes. Me parece particularmente dolorosa la situación de todos los que se casaron en la Iglesia, pero que no eran verdaderamente creyentes y lo hicieron por tradición, y después, al encontrarse en un nuevo matrimonio no válido, se convierten, encuentran la fe y se sienten exluidos del sacramento. Este es verdaderamente un sufrimiento grande y cuando fui Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe invité a diferentes Conferencias Episcopales y a especialistas a que estudiaran este problema: un sacramento celebrado sin fe. Si fuera posible encontrar, realmente, un momento de invalidez porque al sacramento le faltaba una dimensión fundamental, no osaría decirlo. Yo, personalmente, lo creía, pero de las discusiones que hemos tenido al respecto entendí que el problema es muy difícil y que todavía debe ser analizado profundamente. Pero, dada la situación de sufrimiento de estas personas, hay que analizarlo».

En 1972, como teólogo, Joseph Ratzinger había indicado los límites de las demostraciones procesuales que declaran la nulidad matrimonial. Como cardenal arzobispo de Mónaco, durante el Sínodo sobre la familia de 1980, Ratzinger escribió a los agentes pastorales de su diócesis: «El Sínodo indica como una categoría aparte a todos los que han llegado a la motivada convicción de consciencia, con respecto a su primer matrimonio, aunque no sea posible la prueba judicial a su favor. En un caso semejante se puede, evitando el escándalo, conceder la autorización para recibir la comunión».

En octubre del año siguiente, con una carta a “The Tablet”, Ratzinger rectificó las interpretaciones demasiado aperturistas de sus palabras, explicando que en 1972 había hablado como teólogo y que entonces, como Prefecto del ex Santo Oficio, creía que la solución de la consciencia del individuo era impracticable, dado que el matrimonio no es un acto privado y tiene repercusiones en la vida del cónyuge, de los hijos, de la sociedad civil y eclesial. Pero también en aquella ocasión concluyó diciendo que en algunos casos excepcionalmente raros se podía recurrir a la Penitenciaría apostólica después del fracaso de los procesos canónicos.

Ratzinger volvió a hablar sobre el argumento en el libro-entrevista del periodista Peter Seewald, “La sal de la tierra” (1997). Afirmó que «En un futuro se podría incluso llegar a una constatación extrajudicial de la nulidad del matrimonio. Esta podría, tal vez, ser constatada por los que tienen la responsabilidad pastoral en el lugar». Una apertura sobre la posibilidad de que la última palabra sobre la nulidad matrimonial recaiga en el obispo, con una mayor atención a cada una de las situaciones, y no solo en los tribunales eclesiásticos.

En fin, en 1999, en la instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la pastoral de los divorciados que se han vuelto a casar, que insistía en la exclusión de la comunión sacramental, Ratzinger observó: «Debería aclararse si verdaderamente cada matrimonio entre dos bautizados es ipso facto un matrimonio sacramental. La fe pertenece a la escencia del sacramento».

Como se ve, un recorrido que atribuye un significado más profundo de lo que parece a lo que dijo el Papa ante la Rota Romana. El hecho de que el Papa pida nuevas reflexiones indica que el problema está abierto y que se pueden explorar nuevas vías.

Saturday, January 26, 2013

Obispo de Kansas City lo insinúa: The National Catholic Reporter no es católico

Esperamos que este sea tan solo el primer paso para que oficialmente, y en uso de su autoridad, haga eliminar la palabra “católico” de un medio del cual ya muchos sabíamos que no lo era. Hablamos de Mons. Robert Finn de Kansas City, Missouri, Estados Unidos, en cuya jurisdicción se encuentra The National Catholic Reporter. Mons. Finn dedica a este medio de comunicación una columna en el periódico de la Diócesis, The Catholic Key.

Información de Catholic World News, Ene-25-2013. Traducción de Secretum Meum Mihi.

El Obispo Robert Finn de Kansas City, Missouri, ha confirmado que The National Catholic Reporter no debe presentarse como una publicación “católica”.

En una columna que aparece en su periódico diocesano, el obispo Finn hace notar que él, como obispo de la diócesis en la que se encuentra The National Catholic Reporter, tiene el deber de “llamar a la fidelidad a los medios de comunicación”. Cita el Código de Derecho Canónico, el cual (en el # 1369) llama por “una pena justa” para cualquier persona que “excite odio o desprecio por la religión o la Iglesia”.

The National Catholic Reporter, subraya el obispo Finn, ha tomado una postura editorial que pone la publicación en desacuerdo con la Iglesia, al “condenar oficialmente la enseñanza de la Iglesia respecto de la ordenación de mujeres, insistente debilitamiento de la enseñanza de la Iglesia sobre la anticoncepción artificial y la moral sexual en general, exaltando teologías disidentes al tiempo que rechaza la enseñanza Magisterial establecida, y una larga lista de otros temas”. Él revela que ha recibido numerosas quejas sobre las políticas editoriales de The National Catholic Reporter.

Obispo Finn recuerda a sus lectores que en 1968 su antecesor, Mons. Charles Helmsing, ordenaba a los editores de The National Catholic Reporter eliminar la palabra “católico” del título de su publicación. Los editores del periódico se negaron. El Obispo Finn dice: “Desde mi punto de vista, las posiciones de The National Catholic Reporter en contra de la autentica enseñanza de la Iglesia y su liderazgo no han cambiado de trayectoria en las décadas posteriores”.

El obispo da a conocer que poco después de su llegada a Kansas City, buscó entablar una discusión con los editores de The National Catholic Reporter de su fidelidad a la Iglesia Católica, pero fue rechazado. “En otras ocasiones, la correspondencia parecía llegar a un callejón sin salida”, añade.

El Obispo Finn concluye “como obispo local para instruir a los fieles sobre la naturaleza problemática de este medio de comunicación que lleva el nombre de ‘católico’ ”. Él dice que sigue dispuesto a discutir el tema con el personal de The National Catholic Reporter, pero como están las cosas “encuentro que mi capacidad para influir a The National Catholic Reporter hacia la fidelidad a la Iglesia parece limitarse al nivel sobrenatural”.

Friday, January 25, 2013

División en la FSSPX/SSPX: Carta interna a sus miembros críticos

Radio Cristiandad —una de las puntas de lanza de “la resistencia” al interior de la FSSPX/SSPX— ha publicado unos apartes de una carta “dirigida a los sacerdotes y feligreses refractarios de la Fraternidad”, de la cual también dicen que “fue escrita por Monseñor de Galarreta y ha sido firmada por el Superior General, los Superiores Mayores y gran parte de los Priores de todo el mundo”.

No deja de llamar la atención que el contenido de esa carta está escrito muy en el espíritu de la carta de Adviento que envió el Vicepresidente de la Comisión «Ecclesia Dei», Mons. Di Noia, al Superior General y a los sacerdotes de la FSSPX/SSPX.

Estos son los apartes que reproduce Radio Cristiandad.

Está claro que un elemento nuevo debe ser introducido en nuestros intercambios, si no queremos aparecer ante la Fraternidad, ante el público en general y ante nosotros mismos como comprometidos en un intercambio cortés pero sin salida y sin fruto.

Es necesario desarrollar algunas nuevas consideraciones de naturaleza más espiritual y teológica, que serán enfocadas sobre nuestro deber de preservar y de apreciar la unidad y la paz de la Fraternidad.

En este contexto, las palabras de San Pablo vienen a la mente: “Os exhorto, pues, yo, prisionero por el Señor, a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por todos y está en todos. (Efesios 4, 1-6)

Con estas palabras, el Apóstol Pablo nos amonesta a mantener la unidad de la Fraternidad.

San Pablo los exhorta a “vivir de manera digna de la vocación con que han sido llamados” (Efesios 4:1) para vivir preservando este precioso don de la unidad.

Para perseverar en la unidad de la Fraternidad, Santo Tomás de Aquino dice que, de acuerdo con San Pablo, “cuatro virtudes deben ser cultivadas, y los cuatro vicios opuestos deben ser evitados” (Comentario a la Epístola a los Efesios, §191).

¿Qué se interpone en el camino de la unidad? El orgullo, la ira, la impaciencia y el celo excesivo.

De acuerdo con Santo Tomás de Aquino, “el primer vicio que San Pablo rechaza es el orgullo. Cuando una persona arrogante decide mandar a otros mientras que los otros individuos orgullosos no quieren someterse, el desacuerdo surge en la sociedad y desaparece la paz…

La ira es el segundo vicio. Una persona iracunda está inclinada a infringir injuria, sea verbal o física, de la cual nacen los disturbios.

El tercero es la impaciencia. Ocasionalmente, alguien que es humilde y suave, que se abstiene de causar problemas, sin embargo no aguantará pacientemente el intento o el verdadero mal hecho en su contra…

Un celo excesivo es el cuarto vicio. El celo excesivo para todo, el hombre hará juicio a cualquier cosa que vea, no esperando el tiempo y el lugar apropiados, y la confusión surge en la sociedad (ibíd.)

¿Cómo se vencen estos vicios? San Pablo dice: “con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor” (Efesios 4:2)

De acuerdo con Santo Tomás, la humildad se adquiere: reconociendo la bondad en otros y reconociendo nuestras propias fuerzas y debilidades, nos ayuda a evitar enfrentamientos en nuestras interacciones con otros.

La mansedumbre “allana las dificultades preserva la paz” (Comentario a la Epístola a los Efesios, §191).

Esto nos ayuda a evitar excesiva muestra de cólera dándonos serenidad para cumplir nuestro deber de estado con igualdad de humor y con espíritu de paz.

La paciencia nos permite sobrellevar el sufrimiento cuando es necesario en aras del bien que buscamos, especialmente en el caso de un bien difícil o arduo o cuando las circunstancias externas militan en contra de lograr la meta.

La caridad hace evitar el celo desordenado permitiendo soportarnos los unos a los otros, “tolerando los defectos de otros en la caridad” (ibíd.).

En los últimos años, ¿ha habido a veces falta de humildad, de mansedumbre, de paciencia y de caridad en nuestras relaciones mutuas?

¿Cómo pueden las virtudes de humildad, de mansedumbre, de paciencia y de caridad modelar nuestros pensamientos y acciones?

Primero, si buscamos reconocer la bondad que existe en otros con quienes estamos en desacuerdo, incluso en cuestiones aparentemente fundamentales, estamos en condiciones de abordar las cuestiones controvertidas con un espíritu de apertura y buena fe.

Segundo, practicando la verdadera mansedumbre mantendremos un espíritu de serenidad, evitando la introducción de un tono divisivo o declaraciones imprudentes que ofenden más que promueven la paz y entendimiento mutuo.

Tercero, si tenemos una verdadera paciencia, reconoceremos que, en la búsqueda del bien precioso que perseguimos, debemos estar dispuestos, si es necesario, aceptar el sufrimiento de la espera.

Por último, si sentimos todavía la necesidad de corregir a nuestros hermanos, debe ser hecho con caridad, en el momento y lugar apropiados.

Si nuestras relaciones están marcadas por el orgullo, la ira, la impaciencia y el celo excesivo, nuestra búsqueda inquieta del bien de la Fraternidad nos llevará a la amargura.

Incluso si están convencidos de que sus perspectivas en una cuestión particular disputada es la verdadera, no pueden usurpar el oficio del Superior General, o del Superior del Distrito, o del Prior, presumiendo públicamente el corregir a otros dentro de la Fraternidad.

Pueden proponer y tratar de ejercer influencia, pero no deben ser irrespetuosos o actuar en contra de las autoridades legítimas locales.

Ha sido un error de hacer de cada punto difícil de interpretación una cuestión de controversia pública, tratando de empujar a aquellos que no son teológicamente competentes a adoptar el propio punto de vista acerca de sutiles cuestiones teológicas.

El trabajo de un sacerdote, actuando con un espíritu leal, animado por el amor a la Fraternidad, a veces puede ser una prueba difícil. Puede ser un llamado a sufrir por la verdad, en el silencio y la oración, pero con la certeza de que, si es realmente la verdad lo que está en juego, prevalecerá ésta en última instancia.

Por el contrario, el examen crítico de los actos de los Superiores nunca debe convertirse en una especie de “magisterio paralelo”, ya que debe ser sometido al juicio del Superior General, que tiene el deber de salvaguardar la unidad de la Fraternidad con la preocupación de ofrecer ayuda a todos a fin de responder adecuadamente a esta vocación y gracia divina.

El Superior General, en su magnánimo ejercicio de la misión encomendada, se esfuerza por superar las tensiones que han existido entre Fraternidad y ustedes.

Una reconciliación inmediata y total, ¿pondrá fin a las sospechas y a la desconfianza de una y otra parte? Sin duda no fácilmente.

Pero lo que estamos buscando no es una obra humana: estamos buscando la reconciliación y la curación por la gracia de Dios, bajo la guía amorosa del Espíritu Santo.

Vuestras almas necesitan primero ser sanadas, para ser limpiadas de la amargura y del resentimiento que viene de años de desconfianza y de angustia.

Tienen que orar al Señor para que los sane de todas las imperfecciones suscitadas precisamente por causa de las dificultades, sobre todo del deseo de autonomía, que es, de hecho, extraño a las formas tradicionales de gobierno en la Iglesia y, por lo mismo, en la Fraternidad.

El único futuro imaginable para todos ustedes se encuentra en el camino de la plena comunión con el Superior General y su Capítulo.

Siguen las firmas del los Superiores

Primero, y como hemos dicho antes, no nos vengan con que no hay división en el interior de la FSSPX/SSPX. Segundo, ¿cómo es que interiormente se pide a los miembros de la FSSPX/SSPX lo que prominentes voces de la FSSPX/SSPX no hacen, y es una de las quejas que en su carta manifiesta Mons. Di Noia?

Ya que estamos en ello, en 1988 un grupo de miembros de la FSSPX/SSPX —si la memoria no falla, tal vez eran 18— que sí estaba de acuerdo con lo que ofrecía en ese entonces la Santa Sede, decidió abandonar la FSSPX/SSPX y convertirse en lo que hoy es la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro. Nos parece muy extraño que, hasta la fecha, no haya habido un solo miembro de la FSSPX/SSPX que haya manifestado su conformidad con lo que ahora ofrece la Iglesia a la FSSPX/SSPX y hubiera decidido abandonar para acogerse a lo ofrecido; muy por el contrario, varios miembros han abandonado, o han sido expulsados pero por todo lo contrario, su postura radical ante cualquier relación con lo que ellos llaman “Roma”.


Actualización y Corrección Ene-28-2013: La carta que aparece en esta entrada sencillamente no existe. Lo han confirmado (aquí y aquí) sus creadores: se trata de una inocentada atrazada.

Ahora bien, si se equivoca el periódico más influyente de habla hispana, que cuenta con todos los medios humanos y económicos, y además de eso vive (ver aquí y aquí), ¿¡no nos vamos a equivocar nosotros!?



Pero bueno, si alguno por allí quiere dar rienda suelta a su canibalismo, ¡que lo goce!

Misión en California da prelación a su vocación turística, Misa Tridentina tiene que irse a otro lado

Una de las misiones californianas fundada por el Beato Junipero Serra, la de San Buenaventura, ha decidido dar prioridad a su vocación de museo y sitio turístico por encima de su vocación inicial, por la cual Serra fue al nuevo mundo y fundó esta misión y varias más, la de la salvación de las almas.

El asunto es que, tal como ocurrió tras la deconstrucción renovación litúrgica con casi todos los templos, la arquitectura de esta misión fue adecuada para la celebración según el Novus ordo Missae; ahora que se ha liberalizado el uso de la antigua liturgia, cada vez que se desee celebrar la Misa según el vetus ordo, deben moverse varios objetos —muy valiosos— para poder hacerlo. Por otra parte, como la Misa según la Forma Extraordinaria —ironicamente, la única que conoció Serra— se celebra el Domingo a la 1:30 PM, ello impide que los turistas hagan su recorrido sin perturbar la celebración de la misma. Consecuentemente, la Misa debe irse a otro lugar.

La decisión final fue dada a conocer oficialmente en el boletín (PDF) de la misión, Ene-20-2013 (copia facsimilar en la imágen inmediatamente inferior), por parte del Párroco, P. Tom Elewaut. El aparte correspondiente dice así:


Hace dos semanas me reuní con los miembros fieles de la Misa en Latín Forma Extraordinaria para solicitarles que encuentren una parroquia alternativa que acoja esta misa. Esta solicitud se basa en mi observación de que tanto la parroquia de la Misión y la misa en latín serían mejor servidos en otro lugar dado que los artículos litúrgicos en el santuario (algunos de las cuales son históricos) se deben mover cada semana y a los visitantes se les ha limitado el acceso a la Misión el domingo por las tardes. Muchos de nuestros visitantes han viajado desde todo el estado para completar el proyecto “Misión” requerido al cuarto grado.

Comprensiblemente, el traslado ha causado cierta angustia entre los miembros fieles de la Forma Extraordinaria de la Misa en Latín. Puede tardar varias semanas o incluso meses para encontrar un hogar adecuado para esta misa.

Esta decisión ya había sido previamente comunicada a los fieles ligados a la antigua liturgia el pasado Dic-08-2012 (ver imágen inmediatamente inferior), mediante una carta, también firmada por el Párroco. La carta esta reproducida en el sitio de Una Voce Sanbuenaventura, Ene-23-2013.

Hasta la presente, estos fieles no han encontrado ningún lugar en donde los acojan y se de acogida a sus justas y legítimas aspiraciones, según se puede ver en el mismo sitio de Una Voce Sanbuenaventura.

Y así se sigue burlando el motu proprio Summorum Pontificum...

Con dos cartas motu proprio Benedicto XVI confirma nuevas competencias para dos congregaciones vaticanas

Hasta el momento no existen traducciones al español de las dos cartas aludidas. Estas son dos informaciones al respecto de V.I.S., Ene-25-2013.

LA COMPETENCIA SOBRE LOS SEMINARIOS PASA A LA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO

Ciudad del Vaticano, 25 enero 2013 (VIS).- “Ministrorum institutio” es el título del Motu Proprio con que el Santo Padre modifica la constitución apostólica “Pastor Bonus”, (Juan Pablo II, 1988), y traslada la competencia sobre los seminarios, de la Congregación para la Educación Católica a la Congregación para el Clero. Siguen amplios extractos del documento.

“La formación de los ministros sagrados fue una de las preocupaciones principales de los Padres del Concilio Ecuménico Vaticano II, que escribieron "Conociendo muy bien el Santo Concilio que la anhelada renovación de toda la Iglesia depende en gran parte del ministerio de los sacerdotes, animado por el espíritu de Cristo, proclama la grandísima importancia de la formación sacerdotal” (Decreto Optatam totius, 1). En este contexto, el canon 232 del CIC reivindica para la Iglesia el "derecho propio y exclusivo" de ocuparse de la formación de aquellos que están destinados a los ministerios sagrados, la cual suele tener lugar en los seminarios”.

“El primer organismo de carácter universal, encargado de proveer a la fundación, al gobierno y a la administración de los seminarios (...) fue la “Congregatio Seminariorum” instituida por el Papa Benedicto XIII con la constitución “ Creditae Nobis” (1725). Dicha congregación se extinguió con el paso del tiempo y los seminarios continuaron siendo objeto de atención especial por parte de la Santa Sede a través de la Sagrada Congregación del Concilio (hoy la Congregación para el Clero) o también de la Sagrada Congregación de los Obispos y Regulares, y desde 1906, solamente por medio de esta última (...). San Pío X con la constitución apostólica “Sapienti consilio (1908) reservó la jurisdicción sobre los seminarios a la Sagrada Congregación Consistorial. Benedicto XV, con el Motu Proprio "Seminaria clericorum" (1915) (...) creó un nuevo dicasterio, que tomó el nombre de “Sacra Congregatio de Seminariis et Studiorum Universitatibus”. El Santo Padre motivó la decisión con la preocupación por el creciente número de los asuntos y la de la importancia de ese organismo (...) El nuevo dicasterio (...) fue acogido en el Código de Derecho Canónico de 1917”.

“Es significativo revelar que, durante la redacción del nuevo Código, (1983 n.d..r) se discutió sobre la conveniencia de mantener la misma disposición, pero al final, pareció más apropiado incluir la entera normativa, como introducción en la parte que trataba sobre los clérigos. Así que las reglas y las directivas sobre los seminarios fueron incluidas (...) con el nombre apropiado de "La formación de los clérigos” (...). El Concilio Vaticano II reiteraba que "los seminarios mayores son necesarios para la formación sacerdotal”.(...) Por lo tanto los Seminarios pertenecen, de acuerdo con el Concilio Vaticano II y el Código de Derecho Canónico de 1983, al ámbito de la “formación de los clérigos", que para ser verdadera y eficaz debe unir la formación permanente con la formación en el seminario". Como afirmaba mi venerado predecesor, el beato Juan Pablo II, en la exhortación apostólica “Pastores Dabo Vobis (1992) (...) “Es de mucha importancia darse cuenta y respetar la intrínseca relación que hay entre la formación que precede a la Ordenación y la que le sigue. En efecto, si hubiese una discontinuidad o incluso una deformación entre estas dos fases formativas, se seguirían inmediatamente consecuencias graves para la actividad pastoral y para la comunión fraterna entre los presbíteros, particularmente entre los de diferente edad”.

“Creo, por lo tanto, oportuno asignar a la Congregación para el Clero la promoción y el gobierno de todo lo relacionado con la formación, la vida y el ministerio de los presbíteros y los diáconos; desde la pastoral vocacional y la selección de los candidatos a las órdenes sagradas, pasando por su formación humana , espiritual, doctrinal y pastoral en los seminarios y en los centros oportunos para los diáconos permanentes, hasta su formación permanente, incluidas las condiciones de vida y las modalidades del ejercicio del ministerio, así como su seguridad y asistencia social”.

EL PONTIFICIO CONSEJO PARA LA NUEVA EVANGELIZACIÓN SERÁ COMPETENTE EN MATERIA DE CATEQUESIS

Ciudad del Vaticano, 25 enero 2013 (VIS).- Con el Motu Proprio “Fides per doctrinam”, publicado hoy y firmado el 16 de enero, el Santo Padre modifica la constitución apostólica “Pastor bonus” y traslada la competencia sobre la catequesis, de la Congregación para el Clero al Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización”. Ofrecemos a continuación un resumen del texto.

“La fe -escribe el Papa- necesita ser sostenida por una doctrina capaz de iluminar las mentes y los corazones de los creyentes. El momento histórico particular en que vivimos, marcado entre otras cosas por una dramática crisis de fe, requiere una toma de conciencia para responder a las grandes expectativas que surgen en los corazones de los creyentes ante las nuevas preguntas que interpelan al mundo y a la Iglesia. La inteligencia de la fe, por lo tanto, requiere siempre que sus contenidos se expresen en un lenguaje nuevo, capaz de presentar la esperanza viva en los creyentes a cuantos pidan razón de ella”.

“En el cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, mientras la Iglesia sigue reflexionando sobre la riqueza de la enseñanza contenida en sus documentos y encuentra nuevas formas de ponerla en práctica, es posible verificar el largo camino recorrido en estas décadas en el ámbito de la catequesis. Ha sido un camino que, sin embargo, en los años posteriores al Concilio, no ha estado exento de errores, incluso graves, tanto en el método como en los contenidos. Todo ello ha llevado a una profunda reflexión y conducido, así, a la elaboración de algunos documentos post-conciliares que representan una nueva riqueza en el campo de la catequesis”.

“La enseñanza conciliar y el Magisterio sucesivo, haciéndose intérpretes de la gran tradición de la Iglesia en esta materia, han unido de una forma cada vez más fuerte la catequesis al proceso de evangelización. La catequesis, por lo tanto, representa una etapa significativa en la vida cotidiana de la Iglesia para anunciar y transmitir de forma viva y eficaz la Palabra de Dios, para que llegue a todos, y los creyentes sean instruidos y educados en Cristo para edificar su Cuerpo que es la Iglesia”.

“Con la Carta Apostólica en forma de Motu Proprio, “Ubicumque et semper” instituí el 21 de septiembre de 2010, el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, que cumple “la finalidad que le es propia, sea estimulando la reflexión sobre los temas de la nueva evangelización, como identificando y promoviendo las formas y los instrumentos oportunos para realizarla”. (...) En particular, quise dar al nuevo dicasterio la tarea de "promover el uso del Catecismo de la Iglesia Católica, como formulación esencial y completa del contenido de la fe para los hombres de nuestro tiempo".

“Teniendo en cuenta todo ello, considero oportuno que ese dicasterio asuma entre sus tareas institucionales la de tutelar, por cuenta del Romano Pontífice, el relevante instrumento de evangelización que representan la catequesis y la enseñanza catequética en sus diversas manifestaciones para la Iglesia con el fin de lograr una acción pastoral más orgánica y eficaz. Este nuevo Pontificio Consejo podrá brindar a las iglesias locales y a los obispos diocesanos un servicio adecuado en esta materia”.

Por lo tanto, aceptando la propuesta concorde de los jefes de los dicasterios interesados he decidido transferir al Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización las competencias que , en materia de catequesis, la Constitución Apostólica Pastor Bonus del 28 de junio de 1988, había encomendado a la Congregación para el Clero, con la misma jurisdicción que hasta ahora ejercía dicha congregación en esta materia y que requiere el derecho canónico”.


Entradas Relacionadas: Traducción al español de las más recientes cartas motu proprio de Benedicto XVI.

Thursday, January 24, 2013

¿Mensaje de 2012 del Santo Padre para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2013?

Como sabrán Uds., hoy se ha publicado el Mensaje del Santo Padre para la 47ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el cual tiene por tema central “Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización”.

Cuando se va al sitio de internet del Vaticano en español para buscar el mensaje, lo que aparece en principio y aparentemente es un mensaje de 2012.



Obviamente se trata de un error, pero tratándose de un sitio susceptible de tantas visitas...

No sería cierto que sacerdote disidente irlandés enfrente la excomunión

Información de The Irish Catholic, Ene-23-2013. Traducción de Secretum Meum Mihi.

No existe la “cuestión” de que el P. de Tony Flannery enfrente la excomunión, dijeron a este diario altas fuentes vaticanas, e insistieron en que el caso depende de si el redentorista acepta o no la enseñanza de la Iglesia sobre la naturaleza del sacerdocio.

Durante una conferencia de prensa en Dublín este fin de semana, el P. Flannery (66) —miembro fundador de la Asociación de Sacerdotes Católicos — dijo que fue “amenazado con la excomunión de la Iglesia católica por sugerir que, en el futuro, las mujeres podrían convertirse en sacerdotes y pidiendo que esto y otros asuntos quedaran abiertos a discusión”.

Sin embargo, altas fuentes del Vaticano han indicado a to The Irish Catholic que la Santa Sede no ha amenazado con la excomunión en contra del sacerdote y el caso contra P. Flannery es sobre la naturaleza fundamental de la comprensión de la Iglesia del sacerdocio.

Fuentes en la Curia Romana que hablaron con The Irish Catholic esta semana afirmaron que se trata de una aseveración de 2010 del P. Flannery de que ya no creía que “el sacerdocio tal como hoy lo tenemos en la Iglesia se originó con Jesús” o que Jesús designó “un grupo especial de sus seguidores como sacerdotes”, ello es problemático para la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF).

P. Flannery continúo a escribir: “Es más probable que en algún momento después de Jesús, un grupo selecto y privilegiado dentro de la comunidad que había abrogado [sic] el poder y la autoridad para sí mismo, interpretó la ocasión de la Última Cena de una manera que se adaptó a su propia agenda”[Se entiende que donde dice “abrogado” (abrogated) debe decir “arrogado” (arrogated). N. de T.].

Fuentes del Vaticano han indicado a The Irish Catholic que la CDF quiere que el P. Flannery específicamente se retracte de esa declaración y afirme que Cristo instituyó la Iglesia con una estructura jerárquica permanente y que los obispos están sucesores de los apóstoles divinamente instituidos.

El P. Flannery dice que el Vaticano le advirtió que no asistiera a las reuniones de la Asociación de Sacerdotes Católicos. Se entiende que el Vaticano está preocupado en que estuviera en un papel de liderazgo en una organización que cuenta con más de 1.000 sacerdotes como miembros. La FCD está preocupada por la influencia que los puntos de vista publicados del P. Flannery sobre la naturaleza del sacerdocio pudieran tener sobre los miembros de esa organización.

Una fuente del Vaticano dijo: “aquí tiene Ud. a un sacerdote, que lidera una asociación de sacerdotes, aparentemente diciendo que no cree en los principios fundacionales del sacerdocio. Eso no es bueno para los demás miembros de esta asociación”.

Sin embargo, sobre el tema de la excomunión, la fuente indicó que no existe la “cuestión” de que el P. Flannery enfrente esta última pena dentro de la Iglesia. Incluso si él se niega a cambiar su punto de vista, indicaron las fuentes, la ley de la Iglesia no prescribiría este severo castigo.

[...]

Wednesday, January 23, 2013

Nueva aplicación del Papa en iTunes


La tienda de iTunes trae una nueva aplicación GRATUITA llamada “Pope app”, dice la descripción oficial de la misma:

Una aplicación centrada en la figura de Su Santidad Benedicto XVI. Te permitirá seguir en directo sus intervenciones y configurar alertas que te avisen cuando den comienzo los eventos pontificios.

También podrás acceder a todo el contenido oficial relacionado con el Papa en cualquier formato: noticias y discursos oficiales, galería con sus últimas imágenes y vídeos, acceso a su agenda y enlaces a otros servicios de la Santa Sede.

Además, la aplicación tendrá acceso a los lugares claves del Vaticano a través de las webcams distribuidas por la Plaza de San Pedro, que transmitirán imágenes en todo momento.

La aplicación ha sido lanzada justo la víspera del día de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas y también fecha en la cual tradicionalmente se publica el mensaje del Papa para el Día Mundial de las Comunicaciones.

Fellay aclara afirmación del card. Cañizares


El Purpurado español contó el hecho a manera de anécdota: "en una ocasión vino a verme entre otros, Mons. (Bernard) Fellay, que preside a los de la Hermandad de San Pío X y me dijo, ‘venimos de una abadía que queda junto a Florencia. Si Mons. Lefebvre hubiese conocido como se celebraba allí, no hubiese dado el paso que dio’.

«Cardenal Cañizares: Si Lefebvre hubiera visto la Misa bien celebrada "no hubiese dado el paso que dio"»
Agencia ACI
Ene-17-2013




Respecto de la afirmación arriba citada, proveniente de un reporte sobre una reciente conferencia del card. Antonio Cañizares, y de la cual dimos cuenta en su momento (aquí), el Distrito de Estados Unidos de la FSSPX/SSPX ha publicado una aclaración, Ene-21-2013, con el título “Lo que el Obispo Fellay realmente dijo al Cardenal Cañizares acerca de la Nueva Misa” (“What Bishop Fellay really said to Cardinal Canizares about the New Mass”, título original en inglés). Esta es una traducción al español de Secretum Meum Mihi.

El Obispo Fellay aclara...

Como muy a menudo en tales circunstancias, una frase se ha interpretado mal: Yo estaba describiendo al Cardenal Cañizares (y esto fue hace unos cinco o seis años) que los abusos en la liturgia han causado una importante reacción entre nosotros. Y este sigue siendo el caso hoy en día, en el sentido que los abusos y sacrilegios en la sagrada liturgia han ayudado a fieles e incluso a los sacerdotes rápidamente y más plenamente a entender los profundos defectos y peligros del Novus Ordo, porque hay una relación entre el Nueva Misa y los abusos. Los abusos han ayudado a demostrar que nuestra posición es la correcta: Es decir, la Nueva Misa no es buena en sí misma.

Pero dicho esto, desde el principio y antes de que los abusos tuvieran lugar, el Arzobispo Lefebvre ya se había negado a celebrar el Novus Ordo Missae [En este punto el texto original ofrece un enlace a un texto en inglés. N. de T.]. Debido a que las graves omisiones y a toda la reforma [conciliar], hechas en un espíritu ecuménico, le da un sabor Protestante. La Nueva Misa pone en riesgo la Fe Católica y los numerosos ejemplos de fieles y sacerdotes que han perdido la Fe directamente vinculados con la celebración del Novus Ordo son bastante evidentes. Sin embargo, por un tiempo —y hasta que estos nuevos efectos dañinos fueron claramente reconocidos— el Arzobispo Lefebvre no estrictamente prohibió la asistencia a la Nueva Misa. Fue solamente después de algunos años que prohibió a los seminaristas ir a la Nueva Misa cuando estuvieran de vacaciones.

Texto completo de la carta de Mons. Di Noia al Superior General y a los sacerdotes de la FSSPX/SSPX

Tal como lo mencionamos anteriormente (aquí), Mons. Joseph Augustine Di Noia, O.P. (imágen), Vicepresidente de la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei», escribió en Diciembre pasado, una larga carta al Superior General de la FSSPX/SSPX, Bernard Fellay, y a cada uno de los sacerdotes de esa Fraternidad. Esta es una traducción al español de la misma, proporcionada por el blog Non Possumus, Ene-22-2013 (si, es un blog de esos que se autodenominan “de la resistencia” dentro de la FSSPX/SSPX, pero la cortesía mínima indica que hay que dar el crédito correspondiente. Así que no vayan a comenzar a decir que aquí hacemos promoción o nos identificamos con su causa o la causa de la FSSPX/SSPX: una fuente es una fuente), al cual le hacemos algunas adaptaciones. Los parágrafos y subtítulos en los que aparece dividida la carta son los originales.


Adviento 2012

Su Excelencia y estimados hermanos Sacerdotes de la FSSPX:

Nuestra reciente declaración (28 de octubre de 2012) afirmó de manera pública y autorizada que las relaciones de la Santa Sede con la Fraternidad Sacerdotal San Pio X permanecían abiertas y plenas de esperanza. Hasta ahora, aparte de sus pronunciamientos oficiales, la Santa Sede, por varias razones, se ha abstenido de corregir ciertas afirmaciones inexactas acerca de su conducta y su competencia en estas interacciones. Sin embargo se acerca el tiempo en que, en interés de la verdad, la Santa Sede estará obligada a abordar algunas de estas inexactitudes. Particularmente dolorosos son las declaraciones que impugnan el oficio y la persona del Santo Padre y esto, en cierto punto, pediría una respuesta.

Recientes aseveraciones de personas que ocupan posiciones significativas de autoridad en la Fraternidad no pueden sino causar preocupación acerca de posibilidad efectiva de una reconciliación. Pensamos en particular en las entrevistas dadas por el Superior del Distrito de Alemania, antiguo Superior General de la Fraternidad (18 de septiembre de 2012) y por el Primer Asistente de la Fraternidad (16 de octubre de 2012), y un sermón reciente del Superior General (1° de Noviembre de 2012). El tono y el contenido de estas intervenciones han ocasionado cierta perplejidad acerca de la seriedad e incluso, de la posibilidad efectiva de una conversación directa entre nosotros. Mientras la Santa Sede pacientemente espera una respuesta oficial de la Fraternidad, algunos de sus superiores emplean, en sus comunicaciones no-oficiales, un lenguaje que ante todo el mundo parece rechazar las disposiciones necesarias para la reconciliación y la regularización canónica de la Fraternidad con la Iglesia Católica, asumiendo que están todavía bajo estudio.

Lo que es más, revisando la historia de nuestras relaciones desde 1970, nos lleva a darnos cuenta de que los términos de nuestro desacuerdo concernientes al Vaticano II, permanecen, en efecto, sin cambio. Con autoridad magisterial, la Santa Sede ha mantenido consistentemente que los documentos del Concilio deben ser interpretados a la luz de la Tradición y del Magisterio y no vice-versa, mientras que la Fraternidad ha insistido de que ciertas enseñanzas del Concilio son erróneas y por lo tanto no son susceptibles de interpretación de acuerdo con la Tradición y el Magisterio. A través de los años, este punto muerto ha permanecido más o menos en su lugar. Los tres años de diálogos doctrinales que acaban de concluir, si bien permitieron un fructuoso intercambio de puntos de vista sobre temas específicos, no alteraron de manera fundamental esta situación.

En estas circunstancias, mientras que la esperanza sigue fuerte, está claro que algo nuevo debe ser inyectado en nuestras conversaciones si no queremos aparecer ante la Iglesia, ante el público en general y ante nosotros mismos, como comprometidos en un intercambio cortés pero sin final y sin fruto. Algunas nuevas consideraciones de naturaleza mas espiritual y teológica son necesarias, consideraciones que trascienden los desacuerdos importantes pero aparentemente insuperable sobre la autoridad e interpretación del Concilio Vaticano II que ahora nos divide, consideraciones que se enfocan más en nuestro deber de preservar y apreciar la divinamente querida unidad y paz en la Iglesia.

Parece oportuno que yo deba introducir estas nuevas consideraciones bajo la forma de una carta personal de Adviento dirigida tanto a ustedes como a los miembros de la Fraternidad. Lo que está en juego es nada menos que la unidad de la Iglesia.

La preservación de la Unidad en la Iglesia

En este contexto, las palabras de San Pablo vienen a la mente: “Os exhorto, pues, yo, prisionero por el Señor, a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por todos y está en todos. (Efesios 4, 1-6)

Con estas palabras, el Apóstol Pablo nos amonesta a mantener la unidad de la Iglesia, la unidad que es dada por el Espíritu y la cual nos une al único Dios “que está sobre todos, actúa por todos y está en todos” (Efesios, 4, 6). La verdadera unidad es un don del Espíritu, no es algo de nuestra propia creación.

Sin embargo, a través de nuestras acciones y decisiones nosotros somos capaces de cooperar en la unidad del Espíritu, o de actuar en contra de las inspiraciones del Espíritu. Por lo tanto, San Pablo nos exhorta a “vivir de manera digna de la vocación con que han sido llamados” (Efesios 4:1) para vivir preservando este precioso don de la unidad.

Para perseverar en la unidad de la Iglesia, Santo Tomás de Aquino dice que, de acuerdo con San Pablo, “cuatro virtudes deben ser cultivadas, y los cuatro vicios opuestos deben ser evitados” (Comentario a la Epístola a los Efesios, §191). ¿Qué se interpone en el camino de la unidad? Orgullo, ira, impaciencia y celo excesivo. De acuerdo a Santo Tomás de Aquino, “el primer vicio que San Pablo rechaza es el orgullo. Cuando una persona arrogante decide mandar a otros mientras que los otros individuos orgullosos no quieren someterse, el desacuerdo surge en la sociedad y desaparece la paz… La ira es el segundo vicio. Una persona iracunda está inclinada a infringir injuria, sea verbal o física, de la cual nacen los disturbios. El tercero es la impaciencia. Ocasionalmente, alguien que es humilde y suave, que se abstiene de causar problemas, sin embargo no aguantará pacientemente el intento o el verdadero mal hecho en su contra… Un celo excesivo es el cuarto vicio. El celo excesivo para todo, el hombre hará juicio a cualquier cosa que vea, no esperando el tiempo y el lugar apropiados, y la confusión surge en la sociedad (ibíd.)

¿Cómo se vencen estos vicios? San Pablo dice: “con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor” (Efesios 4:2)

De acuerdo a Santo Tomás, la humildad se adquiere: reconociendo la bondad en otros y reconociendo nuestras propias fuerzas y debilidades, nos ayuda a evitar enfrentamientos en nuestras interacciones con otros. La afabilidad “ablanda argumentos y preserva la paz” (Comentario a la Epístola a los Efesios, §191). Esto nos ayuda a evitar excesiva muestra de cólera dándonos serenidad para hacer lo que somos llamados a hacer en un espíritu de ecuanimidad y paz. La paciencia nos permite sobrellevar el sufrimiento cuando es necesario en aras del bien que buscamos, especialmente en el caso de un bien difícil o arduo o cuando las circunstancias externas militan en contra de lograr la meta. La Caridad expulsa el celo excesivo permitiendo soportándonos uno a otro en la caridad, “tolerando mutuamente los defectos de otros en la caridad” (ibíd.). Santo Tomás aconseja: “Cuando alguien cae, no debe ser corregido inmediatamente –a menos que sea el tiempo y el lugar para hacerlo. Con misericordia esto debe esperar ya que la caridad soporta todo (1 Cor. 13:7). No que estas cosas sean toleradas con negligencia o consentimiento, ni por familiaridad o amistad carnal, sino con caridad… Ahora, los que somos más fuertes debemos soportar las enfermedades de los débiles” (Rom. 15:1) (ibídem).

El consejo prudente de Santo Tomás puede ayudarnos si nosotros podemos permitirnos ser formados por su sabiduría. En los últimos 40 años, ¿ha habido a veces falta de humildad, mansedumbre, paciencia y caridad en nuestras relaciones mutuas?

Consideren las palabras que el Papa Benedicto escribió a sus hermanos obispos para explicarles el por qué promulgó el Motu Proprio Summorum Pontificum: “Mirando al pasado, a las divisiones que a lo largo de los siglos han desgarrado el Cuerpo de Cristo, se tiene continuamente la impresión de que en momentos críticos en los que la división estaba naciendo, no se ha hecho lo suficiente por parte de los responsables de la Iglesia para conservar o conquistar la reconciliación y la unidad; se tiene la impresión de que las omisiones de la Iglesia han tenido su parte de culpa en el hecho de que estas divisiones hayan podido consolidarse. Esta mirada al pasado nos impone hoy una obligación: hacer todos los esfuerzos para que a todos aquellos que tienen verdaderamente el deseo de la unidad se les haga posible permanecer en esta unidad o reencontrarla de nuevo” (Carta del 7 de julio de 2007)

¿Cómo pueden las virtudes de humildad, mansedumbre, paciencia y caridad dar forma a nuestros pensamientos y acciones? Primero, tratando de reconocer la bondad que existe en otros con quienes estamos en desacuerdo, incluso en cuestiones aparentemente fundamentales, estamos en condiciones de abordar las cuestiones controvertidas con un espíritu de apertura y buena fe. Segundo, practicando la verdadera mansedumbre mantendremos un espíritu de serenidad, evitando la introducción de un tono divisivo o declaraciones imprudentes que ofenden más que promueven la paz y entendimiento mutuo. Tercero, por la verdadera paciencia reconoceremos que en nuestro esfuerzo por el bien arduo que buscamos, debemos estar dispuestos, si es necesario, para aceptar el sufrimiento mientras esperamos. Por último, aun cuando todavía sentimos la necesidad de corregir a nuestros hermanos, debe ser con la caridad, en el momento y lugar apropiados.

En la vida de la Iglesia, todas estas virtudes tienen por objeto preservar "la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz” (Efesios, 4:3). Si nuestras relaciones están marcadas por el orgullo, ira, impaciencia y cello excesivo, nuestro desmedido esfuerzo no llevará más que a la amargura. Si, por el otro lado, por la gracia de Dios crecemos en la verdadera humildad, mansedumbre, paciencia y caridad, nuestra unidad en el Espíritu será mantenida y creceremos profundamente en nuestro amor a Dios y al prójimo, cumpliendo completamente la ley de Dios para nosotros.

Ponemos tal énfasis en la unidad de la Iglesia porque refleja y está constituida por la comunión de la Santísima Trinidad. Como leemos en un sermón de San Agustín: “Ambos, el Padre y el Hijo quieren que tengamos comunión tanto con ellos como entre nosotros; por este don, que ambos poseen como uno, ellos quieren que nos reunamos y que nos hagamos uno, por el Espíritu Santo quien es Dios y el don de Dios” (Sermón 71.18)

La Unidad de la Iglesia no es algo que nosotros alcancemos con nuestro propio poder, sino que es un don de la divina gracia. Es en reconocimiento de este don que Agustín dice: “Pero aquél que es enemigo de la unidad, no tiene participación en el amor de Dios. Por lo tanto, aquellos que están fuera de la Iglesia no tienen al Espíritu Santo” (Epístola 185 §50). Estas palabras son escalofriantes: aquel que es enemigo de la unidad se convierte en enemigo de Dios, porque rechaza el regalo que Dios nos ha dado. “¿Qué prueba hay de que amamos la hermandad?” Pregunta San Agustín. “Que no rompemos su unidad porque nosotros mantenemos la caridad” (Homilías de la Primera Carta de San Juan, 2.3). Escuchen lo que San Agustín dice de los que dividen la Iglesia: “Ustedes no tienen caridad porque, en aras de su honor, causan divisiones a la unidad. Entiendan con esto, entonces, que el Espíritu es de Dios… Ustedes se están separando de la unidad del mundo, ustedes están dividiendo a la Iglesia con cismas, ustedes están destrozando el Cuerpo de Cristo. El se hizo carne para reconciliarlo, ustedes claman por dispersarlo” (ibídem 6.13). ¿Cómo podemos evitar ser enemigos de Dios? “Que cada uno pregunte a su corazón. Si una persona ama a su hermano, el Espíritu de Dios permanece en él. Que mire, que se pruebe a sí mismo ante los ojos de Dios. Que vea si hay en él el amor a la paz y la unidad, el amor a la Iglesia extendida por toda la tierra” (ibíd. 6.10)

¿Y acerca de aquéllos con quienes la comunión es difícil? Escuchen a San Agustín: “Ama a tus enemigos de tal modo que desees que sean tus hermanos; ama a tus enemigos de tal modo que ellos sean llevados a tu comunidad” (ibídem 1.9). Para Agustín, esta forma auténtica de amor puede venir solamente como un don de Dios: “Pidan a Dios el amarse unos a otros. Deben amar a todos, incluso a sus enemigos, no porque sean sus hermanos sino para que se conviertan en sus hermanos, entonces ustedes siempre deben estar inflamados de amor fraternal, ya sea hacia su hermano o hacia su enemigo, para que al amarlo se convierta en su hermano” (ibídem 10.7).

El ejemplo de amar a nuestros enemigos para que se conviertan en nuestros amigos viene del mismo Cristo: “Amémonos porque El nos amó primero (4:19). ¿Pero cómo podríamos amarnos si El no nos hubiera amado primero? Por su amor nos convertimos en sus amigos, pero él nos amó como enemigos para que nos hiciéramos sus amigos. El nos amó primero y nos otorgó los medios de amarlo” (ibídem 9.9)

Para San Agustín, entonces, la unidad de la Iglesia emana de la comunión de la Santísima Trinidad y debe mantenerse si queremos permanecer en comunión con el mismo Dios. Por la gracia de Dios, debemos preservar esta unidad con gran determinación, incluso si involucra sufrimiento y resistir pacientemente: “Resistamos al mundo, resistamos las tribulaciones, resistamos los escándalos de las pruebas. No nos salgamos del camino. Aferrémonos a la unidad de la Iglesia, aferrémonos a Cristo, aferrémonos a la caridad. No seamos arrancados de los miembros de su esposa, no seamos arrancados de la fe, para que nos gloriemos en su presencia y permanezcamos seguros en El, ahora por la fe y luego por la vista, la promesa que tenemos como don del Espíritu Santo” (ibídem 9.11)

El lugar de la Fraternidad Sacerdotal en la Iglesia

Entonces, ¿qué es lo que se le pide a la Fraternidad en la presente situación? No abandonar el celo de su fundador, Monseñor Lefebvre. ¡Lejos de eso! Más bien se les pide renovar la flama de su celo ardiente para formar sacerdotes de Jesucristo. Sin duda, ha llegado el momento de abandonar la retórica dura y contraproducente que ha surgido en los últimos años.

Ese carisma original confiado a Monseñor Lefebvre debe recuperarse, el carisma de la formación de los sacerdotes en la plenitud de la tradición católica en aras de realizar un apostolado con los fieles que fluya de esta formación sacerdotal. Este fue el carisma que la Iglesia discernió cuando la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X fue aprobada por primera vez en 1970. Recordamos el juicio favorable del Cardenal Gagnon de su seminario en Ecône en 1987.

El auténtico carisma de la Fraternidad es la formación de sacerdotes para el servicio del pueblo de Dios, no la usurpación del cargo de juzgar y corregir la teología o la disciplina de otros dentro de la Iglesia. Su atención debe centrarse en la profunda formación filosófica, teológica, pastoral, espiritual y humana de sus candidatos para que puedan predicar la palabra de Cristo y actuar como instrumentos de la gracia de Dios en el mundo, especialmente a través de la celebración solemne del Santo Sacrificio de la Misa

Ciertamente debe ponerse atención a los pasajes del Magisterio que parecen difíciles de reconciliar con la enseñanza magisterial, pero estas cuestiones teológicas no deben ser el centro de su predicación o de su formación.

Con respecto a la competencia para corregir, consideraríamos el ejemplo de San Pio X y sus intervenciones en la cuestión de la música sacra. En 1903, San Pio X promulgó el famoso Motu Proprio Tra le sollecitudini, promoviendo en la Iglesia una reforma de la música eclesial. Este documento, sin embargo, fue en el sentido de la culminación de dos iniciativas anteriores del entonces Giuseppe Sarto: un votum de música sacra escrito por solicitud de la Congregación de Ritos Sagrados en 1893, y una carta pastoral sobre la reforma de la música sacra para la Iglesia de Venecia, publicada en 1895.

Estos tres documentos contenían esencialmente el mismo mensaje, sin embargo la primera fue una sugerencia de la Curia Romana, la siguiente fue una instrucción para los fieles bajo su jurisdicción como Patriarca de Venecia, y la tercera fue una orden para la Iglesia Universal. Como el Papa, San Pío X tenía la autoridad para abordar los abusos en la música eclesiástica en todo el mundo, mientras que como obispo sólo podía intervenir en su diócesis. San Pío X pudo abordar los problemas de la iglesia a nivel universal en sus prescripciones disciplinarias y doctrinales, precisamente a causa de su autoridad universal.

Incluso si estamos convencidos de que nuestra perspectiva en una cuestión particular disputada es la verdadera, no podemos usurpar el oficio del pontífice universal presumiendo públicamente el corregir a otros dentro de la Iglesia. Podemos proponer y tratar de ejercer influencia, pero no debes ser irrespetuosos o actuar en contra de las autoridades legítimas locales. Debemos respetar las instancias propias de los diferentes tipos de cuestiones: es la fe la que debe ser predicada desde nuestros púlpitos, no la última interpretación de lo que vemos como problemático en un documento magisterial.

Ha sido un error tomar cada punto difícil de la interpretación teológica del Vaticano II como una cuestión de controversia pública, tratando de de influir en aquellos que no son teológicamente sofisticados a adoptar el propio punto de vista acerca de sutiles cuestiones teológicas.

La instrucción Donum Veritatis sobre la Vocación Eclesial del Teólogo (Congregación para la Doctrina de la Fe 1990) establece que el teólogo “puede plantear cuestiones relativas a la oportunidad, la forma, o incluso el contenido de las intervenciones magisteriales "(§ 24) aunque "la voluntad de someterse lealmente a la enseñanza del Magisterio en materia per se no irreformable debe ser la regla”. Pero el teólogo no debe “presentar sus propias opiniones o hipótesis divergentes como si fueran conclusiones no discutibles. Respeto a la verdad tanto como al pueblo de Dios requiere esta discreción (cf. Rom. 14:1-15, 1 Cor. 8, 10:23-33). Por las mismas razones, el teólogo se abstendrán de dar expresión pública prematura a ellos "(§ 27).

Si, después de una intensa reflexión sobre por parte de un teólogo, las dificultades persisten, él “tiene el deber de dar a conocer a las autoridades magisteriales los problemas suscitados por la enseñanza en sí misma, con los argumentos propuestos para justificarla, o incluso en la manera en la cual es presentada. Debe hacerlo con espíritu evangélico y con un profundo deseo de resolver las dificultades. Sus objeciones podrían entonces contribuir al progreso real y proveer un estímulo al Magisterio para que proponga la enseñanza de la Iglesia en mayor profundidad y con una presentación más clara de los argumentos. En casos como estos, el teólogo debe evitar dirigirse a los medios masivos de comunicación, sino que debe recurrir a la autoridad responsable, ya que no es ejerciendo presión por la opinión pública que se contribuye a la aclaración de cuestiones doctrinales y se rinde servicio a la verdad” (§30).

Esta parte de la tarea de un teólogo, actuando con un espíritu leal, animada por el amor a la Iglesia, a veces puede ser una prueba difícil. “Puede ser un llamado a sufrir por la verdad, en el silencio y la oración, pero con la certeza de que es realmente la verdad que está en juego, prevalecerá ésta en última instancia” (§ 31).

Sin embargo, el compromiso crítico con los actos del Magisterio nunca debe convertirse en una especie de “magisterio paralelo” de los teólogos (cf. § 34), ya que debe ser sometida al juicio del Sumo Pontífice, que tiene “el deber de salvaguardar la unidad de la Iglesia con la preocupación de ofrecer ayuda a todos a fin de responder adecuadamente a esta vocación y gracia divina” (carta apostólica Ecclesiae Unitatem, § 1).

Así, podemos ver que para aquellos en la Iglesia que tienen el mandato canónico o la misión de enseñar, hay espacio para un compromiso verdaderamente teológico y no polémico con el Magisterio. Intelectualmente hablando, sin embargo, no podemos estar satisfechos sólo con la generación y el mantenimiento de la controversia. Difíciles problemas teológicos sólo pueden tratarse adecuadamente a través de la analogía de la fe, es decir, la síntesis de todo lo que el Señor nos ha revelado. Tenemos que ver cada doctrina y dogma de fe como apoyo las demás, y aprender a entender las conexiones internas entre cada elemento de nuestra fe.

Para involucrarse en el estudio de la teología, hay que tener una formación cultural adecuada, bíblica y filosófica. Pienso, por ejemplo en un pasaje del Código de Derecho Canónico de 1917 que está impreso en la introducción a la edición 1947de Benziger edición en Inglés de la Summa Theologiae: “Los Religiosos que ya han estudiado las humanidades deberían dedicarse durante dos años por lo menos a la filosofía, y cuatro años de teología, siguiendo las enseñanzas de Santo Tomás de acuerdo con las instrucciones de la Santa Sede” (CIC 1917, lata 589). Consideren la sabiduría incorporada en esta directiva: la teología ha de ser emprendida sólo por aquellos que han sido adecuadamente formados tanto en las humanidades como en la filosofía. Recientemente, la Congregación para la Educación Católica ha requerido que el estudio de la filosofía continúe por tres años durante la formación sacerdotal. Sin esta amplitud de aprendizaje, nuestra búsqueda teológica no tendrá el suelo rico de la cultura en la que la fe se arraigó y que es indispensable para la plena comprensión tanto de los conceptos filosóficos como de los conceptos que subyacen en las formulaciones doctrinales de la Iglesia.

Si nos centramos sólo en las más difíciles y controversiales preguntas-que, por supuesto, necesitan recibir una atención cuidadosa-nosotros con el tiempo perderíamos el sentido de la analogía de la fe y empezaríamos a ver la teología principalmente como una especie de dialéctica intelectual de competencia de afirmaciones, más que como un compromiso sapiencial con el Dios vivo, que se ha revelado a nosotros en Jesucristo y que inspira nuestro estudio, nuestra predicación, nuestra atención pastoral a través del Espíritu Santo.

Conclusión

El Papa Benedicto XVI, en su magnánimo ejercicio de la munus Petrinum, se esfuerza por superar las tensiones que han existido entre la Iglesia y su Fraternidad. ¿Lograría una reconciliación eclesial plena poner fin de inmediato a la sensación de sospecha y malos sentimientos que hemos experimentado? Tal vez no sea tan fácil.

Pero lo que estamos buscando no es una obra humana: estamos buscando la reconciliación y la curación por la gracia de Dios bajo la guía amorosa del Espíritu Santo. Recordemos los efectos de la gracia articuladas por Santo Tomás: sanar el alma, desear lo bueno, llevar a efecto el bien propuesto, perseverar en el bien, y por último, alcanzar la gloria (cf. Summa Theologica 1a.2ae, 111, 3).

Nuestras almas necesitan primero ser sanadas, para ser limpiadas de la amargura y el resentimiento que viene de treinta años de desconfianza y angustia en ambas partes. Tenemos que orar para que el Señor nos sane de cualquier imperfección que se haya producido precisamente por las dificultades, sobre todo el deseo de una autonomía que está, de hecho, fuera de las formas tradicionales de gobierno de la Iglesia. El Señor nos da la gracia de desear ciertos bienes, en este caso el bien de la unidad y comunión eclesial plena. Este es un deseo que muchos de nosotros compartimos humanamente hablando, pero lo que necesitamos del Señor es para él dejar que este deseo inunde nuestras almas, para que podamos desear con el mismo deseo de Cristo ut unum sint.

Sólo entonces la gracia de Dios nos permite llevar a efecto el bien propuesto. Es Él quien nos impulsa a buscar la reconciliación y la lleva hasta su cumplimiento.

Este es un momento de gracia tremenda: abracémosla con todo nuestro corazón y mente. Mientras nos preparamos para la venida del Salvador del mundo durante este tiempo de Adviento del Año de la fe, vamos a orar y esperar confiadamente: ¿no podemos también anticipar la ansiada reconciliación de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X con la Sede de Pedro?

El único futuro imaginable para la Fraternidad Sacerdotal se encuentra en el camino de la plena comunión con la Santa Sede, con la aceptación de una incondicional profesión de fe en su plenitud, y por lo tanto con una bien ordenada vida eclesial, sacramental y pastoral.

Habiendo recibido del Sucesor de Pedro, este cargo de ser un instrumento en la reconciliación de la Fraternidad Sacerdotal, me atrevo a hacer mías las palabras del apóstol Pablo instándonos a “vivir de una manera digna del llamamiento que han recibido, con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros por medio del amor, esforzándose por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz”.

Sinceramente suyo en Cristo,

+ J. Augustine Di Noia, O.P.